Me alegra que vayan despertando ya la prensa culé, dormida durante cinco años largos